¿Sabes qué es el Mindful Eating?

El Mindful Eating es la práctica del mindfulness aplicada a la nutrición.

¿Y qué es el Mindfulness?


El Mindfulness es una disciplina que consiste en prestar atención plena y consciente a una
sola cosa durante un periodo de tiempo, intencionadamente y sin juzgar la experiencia.
El hecho de prestar atención a una sola cosa en lugar de estar pendiente de varias cosas a
la misma vez, hace que la mente se calme y entre en un estado de mayor tranquilidad y
consciencia.
Por lo tanto, practicar el Mindfulness sería justo todo lo contrario a lo que hoy estamos tan
acostumbrados: la práctica constante del multitasking, es decir, realizar varias cosas a la
vez de forma casi hiperactiva cambiado de un tema a otro en pocos segundos.

¿Y cómo se puede aplicar el Mindfulness a la alimentación?


Practicando el Mindful Eating o alimentación consciente que implica estar plenamente
presente en el momento de la comida, conectando con nuestras sensaciones, emociones y
pensamientos. Todo esto conlleva estar pendiente de la sensación que nos genera el sabor,
tomar consciencia de las señales que nos indican el nivel de saciedad, reconocer las
emociones asociadas a la alimentación mientras dura la experiencia, elegir alimentos
saludables, agradables y nutritivos y disfrutar con la preparación de los mismos.
El Mindful Eating es una experiencia que involucra todos los sentidos, desde que se inicia
la preparación de la comida hasta su consumición.

¿Quieres realizar una práctica de Mindful Eating?


Puedes realizar la práctica con unos frutos secos, alguna fruta o incluso con cualquier otro
plato que hayas elaborado para tu comida.
Pongamos por ejemplo que elegimos una manzana y hacemos la práctica de Mindful
Eating con ella, asegurándonos que después de cada paso hacemos una pausa.
¿Preparad@?

  • Céntrate en este alimento y míralo como si nunca antes lo hubieras visto.
  • Pon la manzana en la palma de tu mano y nota su tamaño, su color, su forma, su
    peso, su aspecto.
  • Mira la manzana aún con más detenimiento observando su textura y cambiándola de
    posición examinando la forma en la que la luz cae sobre ella.
  • Deja que tu sentido de la vista disfrute de esta experiencia.
  • Si empiezas a pensar… “¿Por qué estoy haciendo esto?” o bien… “¡Vaya tontería!”…
    reconoce estos pensamientos como algo fortuito y sin juzgar vuelve a centrar tu
    atención en la manzana.
  • Ahora huele la manzana acercándola a tu nariz y con cada inspiración, nota su
    aroma.
  • Después, frota la manzana y acércala a tu oído y comprueba si produce algún
    sonido. ¡Déjate sorprender!
  • De nuevo vuelve a mirar la manzana, acércala a tus labios y comprueba si su tacto
    es distinto al que sentiste al tocarla con las manos.
  • Cuando estés list@, muérdela muy conscientemente y nota su sabor.
  • Mastícala con lentitud, percibiendo cualquier cosa que pueda resultar nueva para ti.
  • Por último, cuando estés preparad@, traga la masa y pon atención en todo el
    proceso.
  • Finalmente, comprueba cómo se siente tu cuerpo ahora que tiene este trozo de
    manzana en su interior. ¿Qué sabor tienes todavía en la boca? ¿Tienes deseo de
    seguir comiendo el resto de la manzana?
  • Haz este ejercicio como si fuera un juego y déjate llevar por la curiosidad de cada
    paso durante todo el proceso.

¿Quieres seguir practicando?


Prueba hacer lo mismo por ejemplo con tu bebida favorita.

Estamos creando una página web sobre coaching próximamente la vamos a abrir, tutribuonline.com

que es el mindful eating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *